Apartamentos Madrid: una oportunidad para disfrutar de increíbles joyas arquitectónicas

Al alquilar apartamentos Madrid estás dándote la oportunidad de recorrer una de las ciudades más bellas de Europa, y para muestra, sólo tienes que hacer un recorrido por sus inusuales e increíbles joyas arquitectónicas.

Empecemos mencionando un edificio de arquitectura sacra: la Iglesia de San Manuel y San Benito. Ésta es una agradable iglesia que se encuentra cruzando el parque del Retiro, en la calle Alcalá. Esta iglesia permite contrastar la belleza de la naturaleza del Parque del Retiro, con un maravilloso diseño y trabajo humano. Fue construida entre los años 1902 y 1910, tiene una bella fachada estilo italiano, y está construida con el clásico diseño en cruz, con una cúpula interna que representa a los cuatro evangelistas. El altar mayor es blanco y es realmente deslumbrante. También podemos encontrar dos criptas en el interior. Es una visita que no tiene desperdicio.

Siguiendo con arquitectura religiosa, podemos visitar la Iglesia del Santísimo Sacramento. Esta es una iglesia decorada con gran riqueza que podemos encontrar sobre la calla Alcalde Sainz de Baranda, cerca de la calle Menéndez Pelayo, en diagonal al frente del parque Retiro. Puede visitarse inclusive de noche, y este tipo de visita, gracias a la iluminación, hará que el diseño arquitectónico moderno en forma triangular, realmente luzca espectacular. No debemos confundir esta parroquia con la Catedral castrense de las Fuerzas Armadas, que también está dedicada al Santísimo Sacramento, y que representa otra muestra arquitectónica que podríamos visitar en Madrid.

Para cambiar un poco, podemos visitar la Casa Árabe, ubicada en la Calle Alcalá número 62. Esta construcción representa un remanso de paz en un mundo agitado. Este hermoso edificio que antes fuera una escuela y ahora alberga una sede de la Agencia Española de Desarrollo Internacional, cuyas metas son fortalecer las relaciones bilaterales entre España y el mundo árabe-musulmán. Cuenta con una librería con textos en árabe y español.

Otro tipo de edificación es el que aloja al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación en la Avenida de la Ciudad de Barcelona. Lo que resulta impresionante de esta edificación es su fachada y las estatuas en el techo. En la parte trasera se pueden ver los múltiples azulejos decorativos, las columnas, es una muestra de la grandiosa herencia cultural de esta magnífica ciudad.

Si has disfrutado de esta fachada de azulejos, existe otra muestra arquitectónica en la ciudad que muestra una lujosa decoración en este tipo de material: el Palacio de Velázquez. Este edificio construido en 1883, tiene una fachada hermosa, con un trabajo geométrico en azul y blanco. Un edificio cercano a este palacio y ubicado en las proximidades del Parque El Retiro es el Palacio de Cristal, un invernadero de flores exóticas construido en 1887 que también cuenta con un detallado trabajo en azulejos con imágenes de flores, follaje y pequeños animales.

Lo más impresionante es que todas estas construcciones son sólo una muestra de los fantásticos ejemplos de diseños arquitectónicos que pueden disfrutarse al recorrer las calles de Madrid.

El monumento a Felipe IV en Madrid

Madrid es un destino turístico muy popular en cualquier época del año. Su agradable clima templado que dura todo el año es ideal para salir a recorrer la ciudad y disfrutar de su paisaje urbano. Lo que hace a Madrid tan popular es la gran cantidad de sitios culturales y monumentos históricos que hacen visitarla una experiencia tan agradable y que representan la magnífica historia de la ciudad.

Al ser un gran centro urbano, visitado por millones de turistas cada año, hay una gran cantidad de opciones de alojamiento para albergar a los turistas en diferentes partes de la ciudad. No tendrás problema alguno en encontrar apartamentos Madrid para alquiler al utilizar cualquier buscador de internet.

Con tantos monumentos y museos, puedes pasar mucho tiempo admirando el paisaje urbano de Madrid. Uno de los sitios que no deberías omitir es el Monumento a Felipe IV, localizado en la Plaza de Oriente de Madrid, este monumento fue construido en la primera mitad del siglo XIX.

Fue elaborado en honor a la memoria del Rey Felipe IV de España, que estuvo en el trono en el siglo XVII. Se le recuerda principalmente como un gran patrono de las artes. La reina Isabel II fue quien ordenó la construcción del monumento en su reinado decimonónico.

La gran inauguración del monumento se organizó el 17 de noviembre de 1843. A pesar de que el monumento fue ubicado en el centro de la plaza durante su construcción en el siglo XIX, la estatua fue en realidad realizada en el siglo XVII por un artista italiano. Pietro Tacca es el escultor responsable de la estatua de bronce que representa al monarca en su caballo. La influencia del estilo barroco es muy evidente en esta escultura en concreto y también en otros trabajos de este autor.

La Plaza de Oriente tiene una forma rectangular y tiene distintas áreas incluyendo jardines, el monumento a Felipe IV y otras estatuas de reyes españoles.

La apariencia de la plaza ha cambiado a lo largo de los años. Naturalmente, la escultura que hemos descrito ocupa un sitio central, pero originalmente había otras 44 estatuas alrededor, representando a la monarquía española. En 1927 el número de estatuas se redujo a 20. Hoy en día, los jardines están diseñados específicamente para acompañar y hacer lucir a la estatua, siguiendo su estilo barroco y el diseño que se puede apreciar fue creado en el año de 1941. Además del jardín central, hay dos jardines más: los Jardines del cabo Noval, que están compuestos de bananeros y ubicados al norte de la plaza, y los Jardines de Lepanto, localizados en la parte sur.

Al ubicarse en la Plaza de Oriente, el monumento constituye parte del centro histórico de Madrid, que es visitado principalmente por turistas. Además, este monumento se localiza entre dos importantes edificios madrileños: el Palacio Real en el ala oeste y el Teatro Real en la Este. Debido a esta ubicación, es algo que no querrás ni podrás perderte al visitar Madrid. Te recomendamos mucho que lo incluyas en tu visita al recorrer otros importantes sitios cercanos.

La Plaza Mayor de Madrid

La temporada vacacional representa una temporada en que todos buscamos una ubicación perfecta para pasar un par de días lejos de nuestras actividades cotidianas y responsabilidades diarias. Si el destino que has elegido es la capital española, lo primero que deberás hacer es reservar apartamientos para vacaciones en Madrid. Asegúrate de encontrar el alojamiento perfecto para tus vacaciones, y recuerda que hacer reservaciones es necesario, puesto que una ciudad tan turística como Madrid atrae muchísimos visitantes, sobre todo en la temporada estival.

Cuando te decidas a recorrer Madrid a pie, te recomendamos empezar desde la Plaza Mayor. Y ello no sólo porque es una plaza impresionante, un símbolo histórico, sino también porque es uno de los puntos de reunión preferidos. Ubicada cerca de todos los sitios destacados de la capital, esta plaza es un buen punto de arranque para recorrer el paisaje urbano madrileño.

 

La construcción de la plaza empezó durante el reino de Felipe III a finales del siglo XVI, de manos del arquitecto clásico Juan de Herrera. El proyecto con su diseño original fue terminado en el año de 1617 gracias al arquitecto Juan Gómez de Mora. Sin embargo, Juan de Villanueva es el responsable por la apariencia de la plaza que podemos apreciar hoy en día, puesto que fue él quien estuvo a cargo de la gran reconstrucción del año de 1790, después de que la plaza original fuera destruida por incendios.

El nombre original de la plaza era Plaza del Arrabal, pero el nombre ha cambiado con frecuencia a lo largo de la historia. Algunos de sus nombres han sido Plaza de la Constitución, Plaza Real y Plaza de la República, hasta que el nombre de Plaza Mayor fue adoptado al término de la Guerra Civil Española. De la misma forma, el uso de la plaza ha sido diferente a lo largo de los años. Ha albergado numerosos eventos, como corridas de toros, ejecuciones públicas a manos de la Inquisición Española y mercadillos locales. En la actualidad, uno de los eventos principales que se dan cita en esta plaza es la celebración del día de San Isidro, el santo patrono de la ciudad.

Rodeada por edificios de tres pisos, la Plaza Mayor tiene una forma rectangular con balcones orientados hacia la plaza. Las fachadas rojas crean un diseño impresionante, que es una de las razones por las que la plaza es tan popular entre los turistas. Hay nueve entradas que llegan a esta plaza llena de pequeños restaurantes y cafés. Además, tiene una atmósfera perfecta para pasar una tarde bebiendo un delicioso café en uno de esos pequeños y encantadores locales, permitiéndote realmente disfrutar de tus vacaciones. En el punto central de esta plaza se encuentra la estatua de bronce del rey Felipe III, creada por Jean Boulogne y Pietro Tacca, en honor del rey que inició la construcción de la plaza. Existen recorridos con guías de turistas que empiezan desde la Plaza Mayor e incluyen sitios cercanos como la Puerta del Sol, el Teatro Real, la Plaza de Oriente, la Catedral de la Almudena, La Basílica de San Miguel, etcétera. Además de los cafés y restaurantes dentro de la plaza, hay muchísimos más en el área circundante, pues es ésta una de las zonas preferidas de los turistas que eligen pasar sus vacaciones en Madrid.

Catedral de la Almudena – Qué visitar en Madrid

Contar con el alquiler de un departamento Madrid para fines de semana te da muchísimas oportunidades de diversión, descubrimiento y aprendizaje. Para aquellas personas apasionadas del patrimonio arquitectónico y del arte religioso o sacro, en Madrid será infaltable una visita a la Catedral de la Almudena.

Remontándonos en la historia, podemos detectar la importancia de una catedral en la ciudad de Madrid. No mucho tiempo después de que Felipe II ascendiera al trono e hiciera de Madrid la capital de España en 1561, expresó su deseo de tener una catedral para su nueva capital. Sin embargo, en parte debido a las dificultades políticas y al gran poder que ejercía la arquidiócesis de la poderosa ciudad de Toledo, la construcción de dicha obra no empezó por muchos años.

Fue hasta el año de 1868 en que una congregación devota de la Virgen de la Almudena, la santa patrona de la ciudad, recibió la autorización de esa arquidiócesis para construir una iglesia en su honor.

La construcción empezó en el año de 1883, justo un año antes de que Madrid adquiriera el rango de arquidiócesis de manos del Papa Leo XIII. Todo ello se conjuntó para dar lugar a la construcción de una gran catedral en lugar de una sencilla iglesia. El diseño del Marqués de Cubas era de un estilo neo-gótico, grandilocuente y fabuloso, con un diseño básico con la forma de una cruz latina.

A pesar del impulso recibido para la construcción de la catedral, ésta fue lenta y espaciada. Paradójicamente, se la terminó en el periodo bélico interno de la década de los treintas. Posteriormente, en la década de los cuarenta, el estilo neoclásico del Palacio Real demanda modificaciones a la Catedral para adquirir un paisaje urbano más estético y uniforme. Los arquitectos Fernando Chueca Goitia y Carlos Sidro fueron los encargados de diseñar las modificaciones para darle a la catedral un estilo más clásico.

Si contamos que la catedral se declaró terminada en el año de 1993, podemos ver que tomó más de un siglo su construcción, pero que definitivamente valió la pena. El edificio es impresionante, grande y domina sin dudas el paisaje urbano a pesar de estar al lado del hermoso Palacio Real. Dentro, se puede ver una escultura de Nuestra Señora de la Almudena, soberbiamente decorada y ubicada en un altar lujosamente trabajado. Así mismo, es fundamental visitar la cripta, que es sobrecogedora con su bóveda neo romana.

El Teleférico de Madrid

Hay muchas formas de recorrer Madrid, de recorrer sus calles y descubrir sus paisajes, pero lo que hace especial a apreciarlos desde el Teleférico es el punto de vista único que te da de la ciudad. El Teleférico de Madrid ofrece recorridos desde el Paseo del Pintor Rosales hasta la Casa de Campo. Ambos sitios tienen terminales con restaurantes, cafés y estacionamiento para los visitantes.

La compañía Teleférico de Rosales adquirió la propiedad a mediados de los años sesenta para iniciar la construcción. El teleférico fue construido por una empresa suiza y la gran inauguración fue en 1969.

En la actualidad, el sistema cuenta con dos cables y 80 vagones o cabinas, cada una con capacidad para cinco personas. El recorrido entre ambos puntos es de 2.5 kilómetros. De acuerdo al punto del paisaje en el que se ubique,  su altura puede ser hasta de 40 metros. El Teleférico puede aceptar hasta 1200 pasajeros por hora. Se estima que se han realizado cinco millones de viajes desde su apertura, y más de 150 mil personas visitan el Teleférico de Madrid de forma anual.

El viaje se hace a una velocidad de 3.5 metros por segundo, y el teleférico toma aproximadamente once minutos para realizar el trayecto entre ambas estaciones. Este viaje te permite ver la ciudad desde una perspectiva completamente diferente. Al empezar en el Paseo del Pintor Rosales, el trayecto te permite cruzar sobre el Río Manzanares hasta alcanzar el Parque Casa de Campo. En el camino podrás ver también el Parque del Oeste con La Rosaleda, la Catedral de la Almudena, la torre Torrespaña, el Palacio Real y muchos otros sitios destacados del paisaje madrileño.

También podrás ver los barrios que rodean la ruta, con muchas construcciones residenciales. Puesto que a la mayoría de los turistas les gusta quedarse cerca del centro de la ciudad y de los sitios importantes que se pueden recorrer, hay muchos apartamentos para alquilar en Madrid en estos barrios. Además, tanto el punto de inicio como el final del recorrido están equipados con instalaciones como restaurantes y cafés, además de la increíble vista desde la propia torre. La terraza del Restaurante Teleférico, ubicado en el piso superior de la Estación Casa de Campo es particularmente destacable, pues ofrece una vista panorámica de Madrid.

Los horarios dependen de la estación del año, y en verano es la temporada en que el Teleférico está abierto por más tiempo. Durante julio, agosto y hasta mediados de septiembre, el Teleférico está abierto diariamente de 11 am a 9 pm. En general la hora de apertura es de 11-12 en la mañana todo el año, pero las horas de funcionamiento son menos en invierno. En ocasiones excepcionales el Teleférico puede estar cerrado a los visitantes, así que revisa los horarios online antes de llegar hasta ahí. Además de los viajes, el Teleférico también organiza eventos para niños como parte de los viajes escolares, y además, los restaurantes en ambas estaciones ofrecen la posibilidad de hacer celebraciones y eventos diversos, incluyendo eventos ejecutivos.