El Rastro de Madrid

A viajeros de alrededor del mundo les encantan visitar Madrid, teniendo en cuenta que es una gran ciudad cosmopolita, llena de diversidad y rica en herencia cultural. Hay infinidad de cosas que ver y hacer en Madrid, así que cada viajero que visita esta ciudad tiene algo de que disfrutar.

Por supuesto, lo primero a tomar en cuenta es el alojamiento ya que es un punto estratégico para tener unas vacaciones maravillosas. A pesar de que Madrid ofrece una gran selección de alojamiento y lugares para alquilar alrededor de toda la ciudad, los Apartamentos Madrid son definitivamente uno de los más recomendados para alojarse. Quedarse en un apartamento no solo facilita un gran espacio que es particularmente útil para familias o grupos que viajan juntos, sino que también es más cómodo y flexible que quedarse en el cuarto de un hotel.

De todos los lugares que tiene Madrid que valen la pena visitar, en este artículo te vamos a recomendar visitar El Rastro de Madrid, ya que es uno de los lugares que no se pueden dejar de conocer tanto si vas de compras como si no.

¿Qué es El Rastro de Madrid?

El Rastro es el mercadillo más popular en la capital de España. También es uno de los lugares más amplios para comprar, teniendo una gran selección de productos que van desde ropa hasta antigüedades. Básicamente, se puede encontrar cualquier cosa en este mercado, excepto comida y animales. Uno de los estupendos beneficios es que puedes regatear y negociar los precios, así que los turistas que tienen buenas habilidades para regatear, pueden demostrar sus habilidades de negociación.

El mercado es un evento que es regulado por el gobierno municipal y el número de puestos que están permitidos en el área del mercado son más de 3500. Debido a la reputación internacional del mercado, El Rastro puede llegar a tener más de 100,000 visitantes los domingos y días festivos. Dado que la mayoría de los locales no trabajan los domingos y los días festivos, este mercado es una buena opción para disfrutar del día libre.

el-rastro-01

La historia del mercado

A pesar de que el origen de este mercado va más allá de siglos atrás, los registros muestran que el nombre “Rastro” se comenzó a utilizar a finales del siglo XV como el lugar donde había una gran actividad comercial. Gradualmente, se fue convirtiendo en un importante lugar de comercio, donde negociadores locales y del resto del país se juntaban e intercambiaban artículos y mercancía.

La palabra “Rastro” se refiere al “rastro” de sangre que estaba en la calle que dejaba la curtiduría localizada en esta parte de la ciudad en el pasado. Otra interpretación sugiere que el nombre viene del hecho de que el mercado estaba en el área de las afueras de la jurisdicción, ya que la palabra “rastro” también podría referirse a “huellas”.

Los documentos oficiales reportan que a finales del siglo XV y a principios del siglo XVI fue notable por la existencia de curtidurías y mataderos en esta zona de la ciudad. A mediados del siglo XVII, otras fábricas  tuvieron presencia en el área, tiendas de ropa, tiendas de zapatos, tiendas de velas, entre otras. Fue así como este lugar empezó a desarrollarse como una zona comercial en la ciudad.

A finales del siglo XVIII, había otro tipo de vendedores en las cercanías tales como panaderías, tiendas que vendían variedades de herramientas, entre otras.  Durante el siglo XIX y aún en el siglo XX, hubo muchos intentos de reubicar el mercado, pero ninguno fue exitoso y el mercado permaneció en el mismo lugar y como símbolo del centro de la ciudad y el símbolo de compras en Madrid.

Lo que sí es seguro es que el mercado ha mantenido su importancia durante siglos, especialmente en el pasado, donde para los mercaderes era la única oportunidad de intercambiar artículos o ganar dinero vendiendo sus propios productos eventualmente.

¿Dónde está El Rastro de Madrid?

El mercadillo más popular de Madrid está ubicado en el barrio de Embajadores, un vecindario ubicado en el distrito central de Madrid. Los puestos están ubicados en la Plaza de Cascorro y Ribera de Curtidores, entre la Calle Embajadores y la Ronda de Toledo. Hay una estatua en la Plaza de Cascorro dedicada a Eloy Gonzalo, un soldado y héroe español que luchó en la Guerra de Independencia cubana.

Localizada en un distrito céntrico, El Rastro es muy fácil de localizar y de llegar utilizando transporte público. Existen varias estaciones del metro en las cercanías, dependiendo de en qué parte de la ciudad se esté ubicado. También es posible utilizar las líneas del metro 1, 2, 3 y 5 para llegar al mercado.

También podemos llegar en autobuses de la EMT, la Empresa Municipal de Transportes de Madrid. Además, está la red de trenes que tiene una estación en la C-5 Embajadores que está bastante cerca del mercado.

¿Cuándo se puede visitar el mercado?

En el pasado el mercado estaba abierto todos los días, pero los domingos siempre ha sido un día especial donde todos los comerciantes se acercaban al lugar, y pronto, ir al mercado se convirtió en un evento semanal visitado por una gran cantidad de personas. Además de los domingos, los días festivos eran también uno de los días donde la mayoría de las personas iban al mercado ya que muchos de ellos no trabajaban ese día. Hoy en día, la tradición de estos domingos especiales se ha mantenido viva, así que la costumbre de visitar el mercado los domingos y los días libres se mantiene vigente. Los vendedores llegan al lugar aproximadamente a las 8 de la mañana para armar los estantes y preparar los productos que son exhibidos y el mercado abre oficialmente a las 9 de la mañana hasta las 3 de la tarde, lo que le da a los compradores seis horas para explorar el mercado y lo que tiene para ofrecer.

Durante las horas de trabajo del mercado, esta área de la ciudad se convierte en una zona peatonal, así que no está permitido conducir por las calles alrededor de la plaza. En cambio, las calles se preparan para presentar miles de anaqueles que serán ubicadas por toda la calle y alrededor de la plaza. Además de los estantes, toda el área comienza a brillar, los cafés y restaurantes se llenan de gente que se acerca para explorar el mercado. Si el clima es bueno, esta experiencia será única y agradable, ya que el lugar hace olvidar todas las preocupaciones y disfrutar el momento se convierte en lo más importante gracias a la encantadora atmósfera y tradición local. El Rastro se ha convertido en un lugar que no se puede dejar de visitar al ir a Madrid, debido a este ambiente que nutre esta tradición que ha durado por siglos.

Sin embargo, si vas a visitar el mercadillo debes estar preparado para el hecho de que muchas personas también visitarán El Rastro, así que el área alrededor del mercado suele abarrotarse un poco de gente debido a la gran cantidad de visitantes.

¿Qué puedes encontrar en el mercado?

Algunos dirían: ‘¡Lo que sea!’ y es que el Rastro tiende a atraer a muchas personas alrededor de la ciudad como compradores o vendedores. Muchos de los productos están relacionados con la ropa, ya que Madrid es uno de los centros más grandes  de la industria textil, pero existen muchas cosas más que pueden ser compradas como artículos para el hogar, decoraciones, entre otros. Se venden relojes, joyería, pinturas, ropas nuevas y usadas, mantas, velas, bolsos, sombreros, artículos electrónicos, instrumentos musicales y equipos fotográficos. También se pueden encontrar antigüedades como libros antiguos, muebles de época u objetos antiguos que puedes incluir en tu colección personal.

Cuando se trata de precios, las habilidades para negociar son fundamentales si deseas obtener los mejores tratos. Debes regatear a los vendedores y tratar de reducir el precio de los productos lo más que puedas. Siendo un turista, puede que encuentres un poco más difícil regatear que los lugareños, especialmente si no hablas muy bien el español. Pero al menos hay que intentarlo, se trata de divertirse y pasarlo bien en el mercado, además, no todos los vendedores son de Madrid.

Además de los locales, El Rastro de Madrid ha sido un importante evento comercial por algún tiempo ya, y está atrayendo a muchos turistas que visitan Madrid así como también a muchos comerciantes del resto del país. Se ha convertido en un evento muy significativo en el corazón de la ciudad; un hábito para las personas que están interesadas en comprar y vender, además de la oportunidad de comprar de una manera como en el pasado, así como fue hecho hace siglos atrás.

Es precisamente esa tradición lo que mantiene este mercado funcionando, ya que aún se mantiene a pesar del abandono y olvido por tiendas urbanas y colecciones nuevas y lujosas mostradas en escaparates brillantes en centros comerciales. En cambio, comprar en El Rastro se convierte en un día divertido donde se puede caminar de puesto en puesto para mirar los objetos que quieres comprar, conversar con lugareños, tomarte fotos con tus amigos y disfrutar de una atmósfera amigable. Ya que este es un lugar muy popular en la ciudad para personas locales y para turistas, hay muchos cafés y restaurantes cerca del área donde los visitantes pueden tomar un respiro. Al mismo tiempo, es una excelente oportunidad para probar la cocina tradicional española y comer unas tapas, tomar vino español, etc.

Los turistas generalmente están muy satisfechos cuando visitan el mercadillo y algunos dicen que es el mejor lugar para comprar recuerdos. Además, tienen la oportunidad de comprar artículos por precios más bajos que los que se encuentran en centros comerciales. Además de ir de compras, la impresión general después de visitar el mercado es que el lugar tiene un ambiente acogedor y agradable, un sitio mágico que vale la pena visitar. Sin embargo, tienes que estar preparado ya que el mercado estará lleno de estantes y de visitantes, así que estará un poco abarrotado, pero es generalmente lo que pasa en todas las importantes atracciones en ciudades europeas. Por lo tanto, no es una sorpresa que miles de personas se reúnan aquí los domingos y los días festivos buscando cada uno un artículo en particular y disfrutando de la experiencia de comprar en este mercado a su manera.

Después de haber visitado El Rastro, puedes explorar el área de alrededor ya que también puedes encontrar algunos sitios interesantes para visitar. Como el mercado cierra a las 3 de la tarde, tienes el resto de la tarde para visitar otros puntos de referencia de la ciudad de Madrid. El Paseo Cornisa y la Real Basílica San Francisco el Grande están bastante cerca, así como también una de las plazas más famosas de Madrid: la Plaza Mayor. Construida en el siglo XVII como la plaza central en Madrid, la Plaza Mayor se mantiene como uno de los lugares más visitados de la ciudad, un ejemplo de diseño y arquitectura magnífico que es típico en Madrid y en España en general. Hay otra plaza cerca de la Plaza Mayor, que hasta puede ser más famosa, la Puerta del Sol. Esta es una plaza conocida como uno de los lugares más concurridos de Madrid, un lugar especialmente popular durante los días festivos como en la celebración del Año Nuevo.

Esta área también está llena de restaurantes y oportunidades de hospedaje ya que a muchos de los turistas les encanta quedarse en el centro de la ciudad mientras la visitan. Si este es el caso, debes saber que existen muchos apartamentos en el centro de Madrid, cerca de la Plaza Mayor y cerca del mismo mercado. No solo es conveniente al momento de llegar a la ciudad, sino que también es muy fácil de llegar desde el aeropuerto; además que quedarse en el centro de la ciudad, es un excelente punto de partida cuando se planifica un día en la ciudad, ya que la mayoría de los puntos de referencia del lugar en Madrid están cerca de esta parte de la ciudad.

Para más información acerca de este mercado, así como para ver una impresionante galería de fotos, puedes visitar el sitio web El Rastro de Madrid: http://www.elrastro.org/

el-rastro-02