El monumento a Felipe IV en Madrid

Madrid es un destino turístico muy popular en cualquier época del año. Su agradable clima templado que dura todo el año es ideal para salir a recorrer la ciudad y disfrutar de su paisaje urbano. Lo que hace a Madrid tan popular es la gran cantidad de sitios culturales y monumentos históricos que hacen visitarla una experiencia tan agradable y que representan la magnífica historia de la ciudad.

Al ser un gran centro urbano, visitado por millones de turistas cada año, hay una gran cantidad de opciones de alojamiento para albergar a los turistas en diferentes partes de la ciudad. No tendrás problema alguno en encontrar apartamentos Madrid para alquiler al utilizar cualquier buscador de internet.

Con tantos monumentos y museos, puedes pasar mucho tiempo admirando el paisaje urbano de Madrid. Uno de los sitios que no deberías omitir es el Monumento a Felipe IV, localizado en la Plaza de Oriente de Madrid, este monumento fue construido en la primera mitad del siglo XIX.

Fue elaborado en honor a la memoria del Rey Felipe IV de España, que estuvo en el trono en el siglo XVII. Se le recuerda principalmente como un gran patrono de las artes. La reina Isabel II fue quien ordenó la construcción del monumento en su reinado decimonónico.

La gran inauguración del monumento se organizó el 17 de noviembre de 1843. A pesar de que el monumento fue ubicado en el centro de la plaza durante su construcción en el siglo XIX, la estatua fue en realidad realizada en el siglo XVII por un artista italiano. Pietro Tacca es el escultor responsable de la estatua de bronce que representa al monarca en su caballo. La influencia del estilo barroco es muy evidente en esta escultura en concreto y también en otros trabajos de este autor.

La Plaza de Oriente tiene una forma rectangular y tiene distintas áreas incluyendo jardines, el monumento a Felipe IV y otras estatuas de reyes españoles.

La apariencia de la plaza ha cambiado a lo largo de los años. Naturalmente, la escultura que hemos descrito ocupa un sitio central, pero originalmente había otras 44 estatuas alrededor, representando a la monarquía española. En 1927 el número de estatuas se redujo a 20. Hoy en día, los jardines están diseñados específicamente para acompañar y hacer lucir a la estatua, siguiendo su estilo barroco y el diseño que se puede apreciar fue creado en el año de 1941. Además del jardín central, hay dos jardines más: los Jardines del cabo Noval, que están compuestos de bananeros y ubicados al norte de la plaza, y los Jardines de Lepanto, localizados en la parte sur.

Al ubicarse en la Plaza de Oriente, el monumento constituye parte del centro histórico de Madrid, que es visitado principalmente por turistas. Además, este monumento se localiza entre dos importantes edificios madrileños: el Palacio Real en el ala oeste y el Teatro Real en la Este. Debido a esta ubicación, es algo que no querrás ni podrás perderte al visitar Madrid. Te recomendamos mucho que lo incluyas en tu visita al recorrer otros importantes sitios cercanos.

La Plaza Mayor de Madrid

La temporada vacacional representa una temporada en que todos buscamos una ubicación perfecta para pasar un par de días lejos de nuestras actividades cotidianas y responsabilidades diarias. Si el destino que has elegido es la capital española, lo primero que deberás hacer es reservar apartamientos para vacaciones en Madrid. Asegúrate de encontrar el alojamiento perfecto para tus vacaciones, y recuerda que hacer reservaciones es necesario, puesto que una ciudad tan turística como Madrid atrae muchísimos visitantes, sobre todo en la temporada estival.

Cuando te decidas a recorrer Madrid a pie, te recomendamos empezar desde la Plaza Mayor. Y ello no sólo porque es una plaza impresionante, un símbolo histórico, sino también porque es uno de los puntos de reunión preferidos. Ubicada cerca de todos los sitios destacados de la capital, esta plaza es un buen punto de arranque para recorrer el paisaje urbano madrileño.

 

La construcción de la plaza empezó durante el reino de Felipe III a finales del siglo XVI, de manos del arquitecto clásico Juan de Herrera. El proyecto con su diseño original fue terminado en el año de 1617 gracias al arquitecto Juan Gómez de Mora. Sin embargo, Juan de Villanueva es el responsable por la apariencia de la plaza que podemos apreciar hoy en día, puesto que fue él quien estuvo a cargo de la gran reconstrucción del año de 1790, después de que la plaza original fuera destruida por incendios.

El nombre original de la plaza era Plaza del Arrabal, pero el nombre ha cambiado con frecuencia a lo largo de la historia. Algunos de sus nombres han sido Plaza de la Constitución, Plaza Real y Plaza de la República, hasta que el nombre de Plaza Mayor fue adoptado al término de la Guerra Civil Española. De la misma forma, el uso de la plaza ha sido diferente a lo largo de los años. Ha albergado numerosos eventos, como corridas de toros, ejecuciones públicas a manos de la Inquisición Española y mercadillos locales. En la actualidad, uno de los eventos principales que se dan cita en esta plaza es la celebración del día de San Isidro, el santo patrono de la ciudad.

Rodeada por edificios de tres pisos, la Plaza Mayor tiene una forma rectangular con balcones orientados hacia la plaza. Las fachadas rojas crean un diseño impresionante, que es una de las razones por las que la plaza es tan popular entre los turistas. Hay nueve entradas que llegan a esta plaza llena de pequeños restaurantes y cafés. Además, tiene una atmósfera perfecta para pasar una tarde bebiendo un delicioso café en uno de esos pequeños y encantadores locales, permitiéndote realmente disfrutar de tus vacaciones. En el punto central de esta plaza se encuentra la estatua de bronce del rey Felipe III, creada por Jean Boulogne y Pietro Tacca, en honor del rey que inició la construcción de la plaza. Existen recorridos con guías de turistas que empiezan desde la Plaza Mayor e incluyen sitios cercanos como la Puerta del Sol, el Teatro Real, la Plaza de Oriente, la Catedral de la Almudena, La Basílica de San Miguel, etcétera. Además de los cafés y restaurantes dentro de la plaza, hay muchísimos más en el área circundante, pues es ésta una de las zonas preferidas de los turistas que eligen pasar sus vacaciones en Madrid.

Catedral de la Almudena – Qué visitar en Madrid

Contar con el alquiler de un departamento Madrid para fines de semana te da muchísimas oportunidades de diversión, descubrimiento y aprendizaje. Para aquellas personas apasionadas del patrimonio arquitectónico y del arte religioso o sacro, en Madrid será infaltable una visita a la Catedral de la Almudena.

Remontándonos en la historia, podemos detectar la importancia de una catedral en la ciudad de Madrid. No mucho tiempo después de que Felipe II ascendiera al trono e hiciera de Madrid la capital de España en 1561, expresó su deseo de tener una catedral para su nueva capital. Sin embargo, en parte debido a las dificultades políticas y al gran poder que ejercía la arquidiócesis de la poderosa ciudad de Toledo, la construcción de dicha obra no empezó por muchos años.

Fue hasta el año de 1868 en que una congregación devota de la Virgen de la Almudena, la santa patrona de la ciudad, recibió la autorización de esa arquidiócesis para construir una iglesia en su honor.

La construcción empezó en el año de 1883, justo un año antes de que Madrid adquiriera el rango de arquidiócesis de manos del Papa Leo XIII. Todo ello se conjuntó para dar lugar a la construcción de una gran catedral en lugar de una sencilla iglesia. El diseño del Marqués de Cubas era de un estilo neo-gótico, grandilocuente y fabuloso, con un diseño básico con la forma de una cruz latina.

A pesar del impulso recibido para la construcción de la catedral, ésta fue lenta y espaciada. Paradójicamente, se la terminó en el periodo bélico interno de la década de los treintas. Posteriormente, en la década de los cuarenta, el estilo neoclásico del Palacio Real demanda modificaciones a la Catedral para adquirir un paisaje urbano más estético y uniforme. Los arquitectos Fernando Chueca Goitia y Carlos Sidro fueron los encargados de diseñar las modificaciones para darle a la catedral un estilo más clásico.

Si contamos que la catedral se declaró terminada en el año de 1993, podemos ver que tomó más de un siglo su construcción, pero que definitivamente valió la pena. El edificio es impresionante, grande y domina sin dudas el paisaje urbano a pesar de estar al lado del hermoso Palacio Real. Dentro, se puede ver una escultura de Nuestra Señora de la Almudena, soberbiamente decorada y ubicada en un altar lujosamente trabajado. Así mismo, es fundamental visitar la cripta, que es sobrecogedora con su bóveda neo romana.

Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía

En Madrid hay muchísimas cosas por hacer. Divertirte, aprender, recorrer, descubrir. Con tan solo reservar apartamentos en Madrid estás abriendo la puerta a una temporada increíble en una de las ciudades más cosmopolitas de Europa.

Una de las cosas que distingue a esta ciudad es la increíble densidad de museos, galerías y sitios artísticos que hay para visitar. Sin duda alguna, el Centro de Arte Reina Sofía merece una mención de honor en este surtido listado.

El edificio que alberga a este museo nacional posee una larga historia. En 1566, el rey Felipe II ordenó que todos los hospitales de la ciudad se unificaran en una sola edificación, y este espacio pasó a llamarse “Hospital General”. Hacia finales del siglo XVIII, sin embargo, la necesidad de un hospital más grande era innegable.

Entre 1776 y 1781, se construyó el nuevo edificio con planos del arquitecto Francisco Sabatini, bajo las órdenes del rey Carlos III.

Desde esa época, se han hecho numerosas adiciones y renovaciones, y el hospital original apenas si escapó de ser demolido en diversas ocasiones, pues muchos lo consideraban viejo y poco atractivo. Sin embargo, en 1977, el edificio se declaró un monumento histórico nacional.

Después de ello, empezó la transformación del edificio en un museo. El arquitecto Antonio Fernández Alba diseñó su renovación cerca del año 1980, y casi diez años después José Luis Íñiguez de Onzoño y Antonio Vázquez de Castro se hicieron cargo de darle los toques finales. Gracias a los ascensores de vidrio y acero, el edificio se siente a la vez clásico, moderno e intemporal.

En esos años, el edificio sólo albergaba exposiciones temporales, pero más adelante por decreto real, se le designó como museo nacional y pasó a reemplazar al Museo Español de Arte Contemporáneo.

En la actualidad este museo es un prestigiado museo de arte moderno a escala nacional e internacional, puesto que alberga una impresionante colección de obras del siglo XX, incluyendo obras de prestigiados artistas españoles como Miró, Dalí y Picasso. De hecho, una de las obras más famosas de este último pintor está ubicada aquí: hablamos del Guernica.

De tal forma que cuando estés en Madrid, recuerda anotar a tu lista de lugares que no puedes perderte este increíble museo y no pierdas la oportunidad de recorrer sus salas, visitar su increíble acervo biblio-hemerográfico y deleitarte con su arquitectura. Recuerda que sin importar el motivo que esté tras tu visita a la capital española, sería imperdonable que no te des una escapada para visitar tanto este museo como otras de las joyas arquitectónicas y artísticas que la ciudad tiene para ofrecer.

Visitando el Teatro Real en Madrid

Lo primero que debes hacer al llegar a Madrid es dirigirte al sitio que has elegido como tu alojamiento para dejar tu equipaje y descansar un poco. Encuentra los apartamentos de alquiler en Madrid que ya has reservado y tómate un respiro antes de salir a recorrer la ciudad.

Madrid es un importante centro de cultura, arte e historia, así que hay muchos lugares que deberías visitar en tu visita a la ciudad. En este artículo te recomendamos visitar el Teatro Real en Madrid.

El Teatro Real, al que habitualmente se hace referencia sólo como “El Real”, es un centro o casa de ópera ubicado en esta gran ciudad, y considerado como uno de los mejores en su género en Europa. El Teatro Real fue construido en el año 1850 en la Plaza Isabel II, cerca del Palacio Real, la residencia oficial de la reina. Los dos arquitectos que colaboraron en este proyecto fueron Antonio López Aguado y Custodio Moreno. Originalmente el edificio se construyó como la sede del Conservatorio Real de Madrid, una escuela superior de música, hasta el año 1925, en que fue cerrado debido a los daños que había sufrido durante la construcción del Metro de Madrid.

A pesar de que existieron un gran número de proyectos y propuestas para su restauración, las dificultades financieras impidieron una restauración más inmediata del edificio, que estuvo destinado a permanecer cerrado por un buen tiempo. En el año de 1966 reabrió sus puertas, con el concierto de la Orquesta Nacional Española. Tres años después, el reconocido concurso de canciones Eurovisión se desarrolló en este teatro.

Con la década de los noventa llegó otra renovación del edificio, misma que se concluyó en el año de 1995, dando lugar a su reapertura dos años después. La intención de esta reconstrucción era dotar a la ópera española de un lugar específico. Las primeras óperas que se presentaron en el Teatro Real tras su reapertura fueron “El sombrero de tres picos” y “La vida breve” de Manuel de Falla. Se representan aproximadamente diecisiete óperas anualmente, producidas por el teatro o en colaboración con otras casas de ópera de Europa. Además de la ópera, se presentan recitales de ballet y conciertos a lo largo del año.  La orquesta que toca en el Teatro Real es la Orquesta Sinfónica de Madrid.

Además de estas actuaciones, las cuales se programan con anticipación, hay visitas guiadas a la Casa de la Ópera, lo que representa una excelente oportunidad para que el público vea el interior del edificio, incluyendo el escenario, el auditorio, los talleres y las áreas de ensayo. Las visitas oficiales se realizan diariamente y en diferentes idiomas, con una duración de entre 50 y 90 minutos. Las visitas disponibles incluyen.

  • Visita general – que enfatiza el aspecto arquitectónico del edificio.
  • Visita artística – cuya meta es ilustrar el proceso creativo de una ópera.
  • Visita técnica – en que se aprecian las plataformas móviles, postes, sets y decoración.
  • Visita nocturna – se trata de una visita vespertina que desvela lo que sucede cuando cae el telón.
  • Tur juvenil – diseñado para los más jóvenes y estudiantes, con la finalidad de introducirlos en el proceso técnico y artístico tras la organización de una ópera.

Visitando el Palacio de Comunicaciones

El Palacio de Comunicaciones es la antigua forma de referirse a un impresionante palacio, que en la actualidad se llama “Palacio de la Cibeles”, y que se ubica en la Plaza de la Cibeles, en Madrid, España. Esta impresionante construcción cuenta no sólo con su grandiosidad, sino con una belleza extraordinaria y unos alrededores que convierten a este palacio en un monumento importante en Madrid. No sólo es un famoso destino turístico, sino que en 1993 fue declarado “Bien de Interés Cultural”.

La Plaza de la Cibeles es una gran plaza construida con un estilo neo clásico y la fuente que le da nombre es el símbolo de este emplazamiento de Madrid. En la época renacentista, en ese mismo sitio había un bosque. La Fuente de la Cibeles, que se encuentra orgullosa en el centro de la plaza, fue construida en un sitio completamente diferente. Realizada en la última parte del siglo XVIII, esta fuente representa a la diosa sentada en su carroza, así como a los dos leones que la jalan. Representa a la diosa Cibeles, una deidad frigia e importante tanto en la mitología griega como en la romana. La fuente fue diseñada por Ventura Rodríguez y fue ubicada en su sitio en el Palacio Buenavista, del que sería trasladado en la segunda mitad del siglo XIX al lugar donde se encuentra hoy: la Plaza de la Cibeles.

Uno de los edificios más representativos de la capital Española es sin duda el Palacio de Comunicaciones, ubicado en esta renombrada plaza. Dicho palacio fue rebautizado en el año 2011, y su nombre actual es Palacio de la Cibeles, pero mucha gente se sigue refiriendo a él con su nombre antiguo. Fue construido en el año 1909 por Antonio Palacios, y por muchos años fue el Palacio Postal de Madrid. Desde el año 2007, el edificio alberga al ayuntamiento de la ciudad.

Para aquellos interesados en la arquitectura, el arte y la historia, una visita al Palacio de Comunicaciones es la opción ideal. Ahí se ubican diversas exhibiciones, sobre todo de colecciones privadas, y desde su parte superior se puede apreciar una magnífica vista de Madrid y su paisaje urbano. La parte interior, por otro lado, está decorada con estatuas y esculturas. Además, ahí se pueden encontrar tiendas con recuerdos y cafeterías para que los turistas se relajen durante su visita. Los bares en la parte superior del palacio son los más populares entre los turistas puesto que ofrecen la oportunidad de tomar una copa a la vez que se disfruta de la vista de la Gran Vía, el Museo del Prado, el Parque del Retiro y otros importantes sitios del paisaje madrileño.

Además del Palacio de Comunicaciones, hay muchos otros sitios destacados, igual de impresionantes, en la parte central de la ciudad, razón por la cual muchos turistas buscan alojamiento justo en esa parte de la ciudad. Este tipo de alojamiento en Madrid, España, proporciona la posibilidad de salir a apreciar el paisaje debido a su cercanía. Además de los sitios mencionados, como monumentos, museos y plazas, el área central de la ciudad está llena de tiendas y boutiques de diseñadores locales e internacionales, así como restaurantes y cafés. Todo ello crea un ambiente perfecto para pasar tus vacaciones en el área urbana de Madrid, experimentando así lo mejor de su cultura y costumbres.

Apartamentos en el Centro de Madrid

La ciudad de Madrid abarca una gran área con 21 distritos y cientos de barrios diferentes. Cada parte de la ciudad tiene sus propias bellezas y beneficios, dependiendo claro está, de tu edad, necesidades y gustos. Sin embargo, en cuanto a los turistas que van a pasar varios días o semanas en la capital española, su elección más frecuente es la zona centro.

Los apartamentos en el centro de Madrid son muy convenientes pues los turistas pueden ubicarse y orientarse con facilidad estando ahí. El primer problema que suelen enfrentar los turistas al llegar a esta ciudad es llegar al apartamento que han rentado. Y sin importar si estés llegando a la ciudad por autobús, avión o tren, una vez que llegues, tu destino será el alojamiento que hayas elegido y reservado. Evidentemente, si tu destino de interés está en el centro de la ciudad, será muy sencillo llegar hasta ahí, pues hay numerosas líneas de metro y autobús que se dirigen al centro de la ciudad.

Al llegar a tu destino y haber encontrado los ideales apartamentos Madrid centro, probablemente estés hambriento y cansado después de tu viaje. La mejor idea en este sentido es visitar un restaurante o un café cercano. Puesto que la zona central de la ciudad tiene una gran infraestructura y considerando que es uno de los principales destinos para las personas que visitan la ciudad, es seguro que encontrarás todo lo que necesites fácil y rápidamente. Hay muchos restaurantes con comida española tradicional, y diversos restaurantes con cocina internacional, por ejemplo, con comida italiana, china, etc. Además, también hay muchas tiendas en esta área.

El distrito central de la ciudad está dividido en 6 barrios, y cada uno está dividido en vecindarios más pequeños. Los barrios del distrito central son:

  • Cortes
  • Embajadores
  • Justicia
  • Malasaña (o Universidad)
  • Palacio
  • Sol

Además de las muchas opciones de alojamiento, restauración y hostelería, los turistas pasan la mayor parte de su tiempo en Madrid debido a que los paisajes y sitios para visitar están ubicados en esta parte de la ciudad, en estos seis barrios. Algunos de los sitios turísticos más importantes de Madrid que puedes visitar en el centro de la ciudad:

  • La Basílica Real de San Francisco el Grande, una impresionante iglesia católica
  • La calle de Ribera de Curtidores, donde ubicamos el mercadillo del Rastro Plaza Mayor
  • El Palacio Real
  • La Puerta del Sol
  • El CaixaForum Madrid (museo y galería)
  • La Calle de Alcalá
  • La Plaza de la Cibeles

Éstos son sólo algunos de los sitios que recomendamos en el centro de la ciudad. Hay que considerar que hay muchísimos otros sitios a visitar en Madrid, así que planifica tu viaje de forma cuidadosa para que puedas disfrutar al máximo. El paisaje urbano brilla con la magnífica arquitectura y cultura que reflejan los años y siglos de historia turbulenta y la presencia de diversos movimientos artísticos.

Un viaje relámpago a Madrid

Son diversos los días feriados que pueden llegar a caer en jueves o viernes a lo largo del año, regalándonos esos maravillosos “puentes vacacionales”, que normalmente aprovechamos para librarnos del estrés y recargarnos de energía. El problema de estas minivacaciones, es que tenemos que planear viajes pequeños debido a que no contamos con el tiempo para una larga estancia como en los periodos vacacionales. Es por ello que para tu alquiler de apartamento por días Madrid, aquí en Apartamentos Mayor Centro, te proponemos un itinerario adecuado para un viaje relámpago de tres días a Madrid.

En este sencillo itinerario, intentamos incluir distintos aspectos de esta maravillosa ciudad, recordando que es imposible omitir el acento artístico de esta ciudad, el cual ya hemos abordado con mayor detalle en este blog.

Para el primer día, te recomendamos empezar con lo clásico: en primer lugar el Museo Thyssen-Bornemiza, calculando que la visita te llevará aproximadamente unas tres horas; aprovechando su cercanía, continúa en ese primer día con el tradicional y mundialmente reconocido Museo del Prado, para el que también deberás plantearte un mínimo de tres horas; después, proponemos una caminata al aire libre disfrutando de la belleza arquitectónica madrileña: un recorrido por la Puerta del Sol. Finalizar el día en un restaurante que te ofrezca lo mejor de la gastronomía madrileña y española, como el “Casa Labra” es una idea que redondea tu primera jornada de recorrido express por nuestra ciudad capital.

En el segundo día, ¿qué tal empezar por algo diametralmente diferente al día anterior? La propuesta es comenzar por el Parque Retiro y deleitarte con sus jardines y espacios abiertos; posteriormente, retomaremos la arista artística de la ciudad con un recorrido de unas dos horas por el Museo Reina Sofía, para continuar con un almuerzo idóneo en la “Arrocería Gala”; cerraremos esta segunda jornada con broche de oro con un recorrido por el centro histórico de la ciudad: la Plaza Mayor, para el que debes contemplar entre una y dos horas.

El día final de este recorrido a la velocidad del rayo por los lugares más representativos de esta ciudad, sugerimos empezar por un emplazamiento icónico de Madrid (y en realidad, de todo el país), el Palacio Real de Madrid; como segunda parada, no podemos olvidar un recorrido (de unas 3 horas) minucioso e ideal para el aficionado a la fotografía, de la Catedral de la Almudena. Para rematar tanto la jornada como el viaje, la idea es disfrutar de una cena gourmet en un restaurant prestigioso, como “Los Galayos”, muy céntrico y cuya paella es reconocida a escala internacional.

Por supuesto que éstas son sólo algunas ideas clave para armar el rompecabezas de un viaje relámpago a Madrid, pero con ellas, bien estructuradas a lo largo de tres jornadas, puedes hacerte un panorama de cómo armar tu propio plan.

Turismo natural cerca de Madrid: la Sierra de Guadarrama

Una de las mejores alternativas que tenemos al visitar España es hacer de Madrid nuestro punto de partida para disfrutar de sus alrededores y no sólo de su maravilloso paisaje urbano y todo lo que esta gran urbe tiene para ofrecer. Gracias a su avanzado sistema de carreteras y de transporte público (sobre todo trenes), el alquilar apartamento Madrid nos permite conocer otras áreas cercanas, siempre pudiendo regresar a al apartamento que hemos alquilado para descansar de una intensa jornada turística.

Tan sólo como ejemplo para las personas que se apasionan por el turismo ecológico o de aventura, tenemos, a tan sólo 56 kilómetro de Madrid, el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama. Este parque, ubicado en la Sierra que divide, por decirlo de alguna forma, la parte sur y norte de España, se encuentra muy bien comunicado con la ciudad. Para acceder a él se puede llegar, si hemos rentado un automóvil, tomando la autopista A-6, y de ahí el desvío por la M-601 justo en la salida 39. Además, como alternativa se puede tomar la M-607(Colmenar Viejo), desde la Plaza Castillo, en Madrid, hasta el desvío por la M-614, pasando por Navacerrada.

Si no contamos con vehículo propio o alquilado, se puede tomar el tren, utilizando el que va de Madrid a Atocha, Recoletos, Nuevos Ministerios y Chamartín. Otra opción es tomar el autobús, ya sea utilizando la línea 684 desde el intercambiador de Moncloa, o la línea 685 que va a Majadahonda y Navacerrada vía Cercedilla.

Este parque nacional es la “frontera” entre Madrid y Segovia, y cuenta con picos de hasta 2000 metros. En él, podemos también encontrar una gran cantidad de pequeños poblados, sitios históricos y una riqueza natural inigualable. Es el entorno ideal para los amantes del ciclismo de montaña, puesto que tiene cientos de pequeños senderos y una gran variedad de terrenos, desde arenosos hasta lodosos, de rocosos a ubicados al lado de corrientes de agua. El recorrer este parque en bicicleta o haciendo una serie de caminatas, ofrece la oportunidad de ver paisajes impresionantes de los valles, picos y cascadas, los bosques mediterráneos, pequeños castillos y monasterios, así como sitios históricos de la Guerra Civil Española, mientras que a lo lejos, pueden entreverse los rascacielos de la capital.

El lugar tiene una historia que se remota a aún antes de la llegada de los romanos (cuya huella aún puede observarse en los vestigios de una Vía Romana), y además, está rodeado de mitos y leyendas. Es sólo otro ejemplo de las maravillas que ofrecen Madrid y sus alrededores y que pueden ser disfrutadas si se elige alquilar un apartamento en Madrid para vacaciones.

Ideas originales para aprovechar tu alquiler de apartamentos en Madrid para vacaciones

Hay muchas formas en que puedes recorrer Madrid. Sin duda un comienzo ideal es elegir apartamentos en Madrid para vacaciones. Con cómodas instalaciones y terrazas que te permitan disfrutar de la ciudad, tanto al amanecer como al anochecer. Pero ¿cuál es la mejor forma para disfrutar lo más que se pueda tu estancia en esta ciudad? Respuestas a esta pregunta hay tantas como personas que habitan o han visitado Madrid. Aquí te proponemos una que quizá no es la más convencional, pero que sin duda representa una forma excelente de sacarle el máximo provecho a tu estancia en apartamentos en Madrid para vacaciones.

La invitación de hoy es recorrer las instalaciones del “Matadero”. Este lugar, que antes era, como lo indica su nombre, un rastro o un espacio dedicado a matar animales para el consumo de su carne, se ha convertido en un faro cultural de vanguardia en esta ciudad, que nunca se queda atrás en cuanto al arte se refiere.

A pesar de que aún podemos “sentir” la sangre en el ambiente, las paredes ahora están cubiertas de graffiti, y toda la construcción de estilo neo-morisco está rejuvenecida con la idea de convertirse en un complejo cultural moderno e innovador. La historia de esta edificación es amplia y cambiante. Pasó de ser un matadero a ser un edificio abandonado, hogar de personas que viven en la calle, a ser el estandarte del arte contemporáneo, el teatro, el cine y en general, un caldo de cultivo artístico de alto nivel, que no se queda atrás en referencia a otros sitios europeos de esa categoría. Como en sus distintas galerías y antiguas bodegas alberga áreas dedicadas a las distintas artes: pintura, escultura, música, teatro… que en la actualidad el Matadero ha pasado a ser una especie de laboratorio cultural, donde incluso se experimenta con nuevas formas de financiamiento artístico.

Algo muy interesante es que hay dentro de este espacio teatros públicos y espacios de exhibición para obras y conciertos que presentan performances de vanguardia, obras más convencionales, e incluso en temporadas vacacionales, obras enfocadas al público infantil, para ir involucrando a los pequeños y que desarrollen un gusto por el arte.

Dentro de las instalaciones del Matadero también hay empresas, fundaciones e instituciones privadas que se están involucrando en el patrocinio y financiamiento de las obras de arte que se desarrollan y presentan en este espacio. También podemos encontrar (como no puede faltar en Madrid) un área de comida y un bar donde, cómo no, también ofrecen tapas.

Una última cosa fantástica que no querrás perderte en este lugar, es sin duda la Casa del Lector, una grandísima biblioteca pública donde también se organizan eventos relativos a libros o temáticas.

Si, puedes pasar un día atípico y fantástico en ese lugar, y después salir a recorrer nuevamente la urbe cosmopolita que es Madrid, y sentirte muy afortunado de haber escogido pasar tus vacaciones ahí, enfocando tus baterías en la siguiente maravilla que esta ciudad te tiene preparada