La Plaza Mayor de Madrid

La temporada vacacional representa una temporada en que todos buscamos una ubicación perfecta para pasar un par de días lejos de nuestras actividades cotidianas y responsabilidades diarias. Si el destino que has elegido es la capital española, lo primero que deberás hacer es reservar apartamientos para vacaciones en Madrid. Asegúrate de encontrar el alojamiento perfecto para tus vacaciones, y recuerda que hacer reservaciones es necesario, puesto que una ciudad tan turística como Madrid atrae muchísimos visitantes, sobre todo en la temporada estival.

Cuando te decidas a recorrer Madrid a pie, te recomendamos empezar desde la Plaza Mayor. Y ello no sólo porque es una plaza impresionante, un símbolo histórico, sino también porque es uno de los puntos de reunión preferidos. Ubicada cerca de todos los sitios destacados de la capital, esta plaza es un buen punto de arranque para recorrer el paisaje urbano madrileño.

 

La construcción de la plaza empezó durante el reino de Felipe III a finales del siglo XVI, de manos del arquitecto clásico Juan de Herrera. El proyecto con su diseño original fue terminado en el año de 1617 gracias al arquitecto Juan Gómez de Mora. Sin embargo, Juan de Villanueva es el responsable por la apariencia de la plaza que podemos apreciar hoy en día, puesto que fue él quien estuvo a cargo de la gran reconstrucción del año de 1790, después de que la plaza original fuera destruida por incendios.

El nombre original de la plaza era Plaza del Arrabal, pero el nombre ha cambiado con frecuencia a lo largo de la historia. Algunos de sus nombres han sido Plaza de la Constitución, Plaza Real y Plaza de la República, hasta que el nombre de Plaza Mayor fue adoptado al término de la Guerra Civil Española. De la misma forma, el uso de la plaza ha sido diferente a lo largo de los años. Ha albergado numerosos eventos, como corridas de toros, ejecuciones públicas a manos de la Inquisición Española y mercadillos locales. En la actualidad, uno de los eventos principales que se dan cita en esta plaza es la celebración del día de San Isidro, el santo patrono de la ciudad.

Rodeada por edificios de tres pisos, la Plaza Mayor tiene una forma rectangular con balcones orientados hacia la plaza. Las fachadas rojas crean un diseño impresionante, que es una de las razones por las que la plaza es tan popular entre los turistas. Hay nueve entradas que llegan a esta plaza llena de pequeños restaurantes y cafés. Además, tiene una atmósfera perfecta para pasar una tarde bebiendo un delicioso café en uno de esos pequeños y encantadores locales, permitiéndote realmente disfrutar de tus vacaciones. En el punto central de esta plaza se encuentra la estatua de bronce del rey Felipe III, creada por Jean Boulogne y Pietro Tacca, en honor del rey que inició la construcción de la plaza. Existen recorridos con guías de turistas que empiezan desde la Plaza Mayor e incluyen sitios cercanos como la Puerta del Sol, el Teatro Real, la Plaza de Oriente, la Catedral de la Almudena, La Basílica de San Miguel, etcétera. Además de los cafés y restaurantes dentro de la plaza, hay muchísimos más en el área circundante, pues es ésta una de las zonas preferidas de los turistas que eligen pasar sus vacaciones en Madrid.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario